¿Dónde puede dormir mi bebé de forma segura?

Durante el primer año de vida del bebé, debemos tomar precauciones mientras duerme para disminuir los riesgos de síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL) y situaciones que puedan provocar asfixia o caídas.

El SMSL es la causa principal de muertes en bebés durante el primer año de vida, pero es posible reducir notablemente su riesgo adoptando las siguientes pautas.

 

Dónde NO debe dormir el bebé:

En la silla de paseo, ya que está diseñada para soportar golpes, pero no permite una adecuada transpiración. El incremento de la temperatura corporal es uno de los factores que más inciden en el SMSL.
En el maxi-cosi o sillas para coches: especialmente antes de los 6 meses y hasta los 2 años no deben dormir en estos asientos. Al dormirse en estas sillas, la cabeza se les cae hacia delante lo cual puede causar dificultad al respirar.
En el sofá, puesto que al carecer de barreras hay peligro de que el bebé ruede y se caiga al suelo, o quede atrapado entre los cojines y/o asientos.

En hamacas o columpios, por la posición que mantiene el bebé, no solo les puede causar asfixia, sino también una caída por la posición inclinada. Fisher-Price tuvo que retirar del mercado una mecedora Rock’n Play Sleeper debido a los 32 casos de muertes en bebés de acuerdo a la AAP (Ver artículo ).

En el caso de que el bebé se duerma en uno de estos lugares no seguros, debe estar vigilado en todo momento y siempre será prioridad cambiarle a un lugar seguro y plano, como se especifica más abajo.

 

Dónde SÍ puede dormir el bebé:

Cuna con un colchón firme que se ajuste a la medida.
Cuna o moisés portátil.
Corral para bebés.

Estos lugares deben cumplir con las especificaciones de la Comisión para la Seguridad de Productos de consumo. La Asociación Española de Pediatría también explica las características que deben tener las cunas homologadas para la seguridad del bebé al dormir, que pueden revisar en https://www.aeped.es/rss/en-familia/cuna.

Hay otras precauciones que podemos tomar en cuenta para reducir al mínimo cualquier riesgo en los niños mientras duermen: acostarlos en una superficie firme sobre su espalda (boca arriba), retirar cualquier objeto blando de la cuna como mantas, edredones, almohadas, cojines o juguetes que podrían causarles asfixia, mantener una temperatura fresca sobre los 21°C, no sobre abrigarles, y compartir la habitación con los papás durante los doce primeros meses. También está demostrado que ofrecerle el chupete al tumbarles y la lactancia materna disminuye el riesgo de SMSL.

¿Tenéis dudas? En Duerme Sonriendo contamos con sleep coach certificados expertos en sueño infantil : llámanos y concertaremos una primera sesión gratuita.

Contáctanos y te ayudaremos.

 

Pin It on Pinterest

Share This