Pesadillas y terrores nocturnos en los niños: cómo entenderlos y gestionarlos

¿Qué son las pesadillas y terrores nocturnos?

Lo primero que debemos aclarar es que no son la misma cosa. Las pesadillas son sueños con episodios aterradores que ocurren por lo general en la segunda parte de la noche, y entre el 10-50% de niños entre los 3 y 6 años las experimentan.  Cuando esto sucede, los pequeños se despiertan asustados y tienen dificultades para volver a dormirse, ya que aún recuerdan el contenido de la pesadilla.

El terror nocturno, por el contrario, ocurre en el primer tercio de la noche, justo cuando los papás van a dormir, cuando el sueño es mucho más profundo. Su duración suele ser de una hora aproximadamente o incluso menos tiempo, y son mas frecuentes entre los 3 y 5 años. La mayoría de los niños se vuelven a dormir después de un terror nocturno porque en realidad no se han despertado, y por ello al contrario de las pesadillas, un niño no recordará un terror nocturno por la mañana.

En ambos casos, la causa suele ser el agotamiento, o una emocion que le haya impactado (positiva o negativa), y el papel de los papás ha de ser llevarlos a la calma y aportarles seguridad para que puedan conciliar el sueño nuevamente. 

 

¿Qué hacer si mi hijo tiene pesadillas o terrores nocturnos?

  1. Acudir con rapidez a consolarlo.
  2. Preguntarle los detalles del sueño y asegurarse de decirle que están muy cerca para que nada le le pase, dejando claro que los sueños no son reales.
  3. Dejar una luz cálida encendida si es necesario para hacerle sentir cómodo y seguro.
  4. Verificar cualquier objeto que pueda causarle temor y retirarlo de su habitación para generar un ambiente de confianza y animarlo a volver a dormir.
  5. En el caso del terror nocturno donde el niño despierta con gritos y confusión mental, conservar la calma, ya que por lo general asusta más a los padres que al pequeño.
  6. No tratar de despertar al niño durante un terror nocturno, solo revisar si puede hacerse daño y si es así moverlo con delicadeza.
  7. Esperar unos minutos a que el niño se relaje nuevamente y se vuelva a dormir.

 

Si vuestro niño experimenta estos episodios con frecuencia, es recomendable llevar un diario de la rutina de sueño tomando en cuenta un horario regular para dormir, el lugar donde duerme, el tiempo que tarda en dormirse, si han ocurrido cambios en casa o situaciones de estrés que provoquen estos episodios, cuánto tarda en calmarse, si duerme con algún juguete, el tiempo que dura su siesta y cualquier hábito o dato relevante que ayuden a identificar algún patrón que provoque estos temores.

 

¿Por qué se producen más pesadillas y terrores nocturnos en Navidad?

Ya se acercan las navidades, fechas de celebración y de mucha alegría para los niños. Sin embargo, en ocasiones las reuniones familiares se prolongan hasta la madrugada afectando el descanso de los pequeños. Además, las historias de Papá Noel, elfos y los Reyes Magos pueden causar incertidumbre, curiosidad, sorpresa,  y algo de ansiedad en los niños por el miedo a lo desconocido, provocando pesadillas y terror nocturno durante el sueño. 

Todos los que rodeamos a los pequeños de la casa, ya sean padres u otros familiares, jugamos un papel muy importante para superar su terror nocturno y pesadillas nocturnas disfrutando de la entrañable Navidad sin el sabor amargo del miedo. 

Desde el equipo de Duerme Sonriendo aprovechamos para desearos unas felices fiestas ¡y que en 2020 se cumplan todos vuestros sueños! 😊 

 

Contáctanos y te ayudaremos.

 

Pin It on Pinterest

Share This