¿A qué hora duerme un bebé toda la noche?

Aunque el sueño es la segunda causa de preocupación de los padres después de la alimentación, dormir no es tan fácil de detectar si falta o sobra. Y es que lo que le damos de comer a nuestros hijos es cuantificable y podemos seleccionar lo más saludable para ellos. Dormir, por el contrario, no es fácil de medir y menos de reconocer si estamos proporcionando el mejor descanso. ¿Y cómo saber si duerme lo necesario? ¿Cuándo debemos esperar que duerman toda la noche?

Antes de enfocarnos en los promedios de horas de sueño, deberíamos conocer lo que significa «dormir toda la noche».  Según expertos, un bebé duerme toda la noche cuando duerme 5 horas continuas. Pero hasta entonces pueden pasar semanas para que se establezcan unas siestas, tomas y horas de sueño por la noche.

Los tiempos en que un bebé logra dormir toda una noche pueden variar, sin embargo, todos necesitan dormir mucho en sus primeros años de vida, por lo que las horas que necesitan dormir en esos primeros meses y años de vida deben protegerse como su misma alimentación. De esta manera, como padres podremos darles a nuestros hijos un descanso cualitativo, reparador y saludable para el óptimo desarrollo físico e intelectual.

 

Beneficios cuando un bebé duerme

Es prioridad que los bebés duerman por la noche y por el día las horas que necesitan y vayan adquiriendo un descanso cada vez más consolidado. Dormir de manera ininterrumpida por la noche aporta un alimento que solo obtienen mientras duermen.  Las ventajas que tiene proteger el descanso de nuestros hijos son muchas como: proporcionar un mejor desarrollo físico e intelectual, regular las emociones, mantener un sistema inmune saludable, incrementar la capacidad de atención, concentración y creatividad. 

Al contrario, cuando un bebé no duerme lo suficiente, está expuesto a un descanso poco restaurador y reparador, siestas cortas o inexistentes, variación del apetito. Además, en niños se puede observar mayor riesgo de lesiones, obesidad, diabetes, terrores nocturnos, pesadillas, enuresis, entre otros.  

 

Expectativas para cada edad

Las tablas de horas de sueño proporcionan una orientación y por esto lo que realmente es importante es conocer las necesidades de nuestros hijos. Es por ello que aconsejo observar las señales de sueño, estado de ánimo, apetito y las horas que duermen para obtener una información más acertada. 

De acuerdo con la Fundación Nacional del Sueño de EE.UU., los bebés lograrán dormir toda su noche alrededor de los 6 meses de edad. Unos podrán tardar más y otros menos. Hasta los 3 meses de edad duermen una media de 14 a 17 horas diarias, sin embargo, necesidad de despertarse varias veces lo hacen no solo para comer, promover el contacto con los padres y comprobar que no hay peligro, sino también porque las fases del sueño no-REM se están terminando de desarrollar. 

Es alrededor del mes 4 cuando todas las fases del sueño se completan y comienzan a funcionar como las de un adulto: los ciclos de sueño y de vigilia se van alargando. También sus horas de sueño diurno y nocturno se van haciendo más predecibles, durmiendo un promedio diario de 14 a 16 horas. 

Finalmente, un niño puede llegar a dormir toda la noche entre los 6 a 12 meses, considerando que algunos necesitarán entre 1 y 2 tomas en el transcurso de esas 11 a 12 horas de sueño nocturno. A partir de un año tienen la capacidad de dormir toda la noche resolviendo por sí mismos los micro despertares que tengan. 

A medida que aprendan a conciliar el sueño por sí mimos, mayor capacidad tendrán de volver a dormirse, aunque a veces habrá factores como las regresiones del sueño que llegan a interrumpir el sueño, tanto por la noche como durante las siestas, pero esto normalmente duran tan solo unas semanas.

La edad o las horas de sueño recomendadas no deben ser lo único que tomemos en cuenta para saber cuándo dormirá toda la noche, más bien es primordial conocer de cerca las necesidades y señales de sueño del bebé para poder protegerle su descanso. 

Pin It on Pinterest

Share This