El mejor momento para cambio de cuna a cama de mayor

Lugares donde duermen en sus primeros meses

Los bebés durante sus primeros meses de vida llegan a dormir en diferentes lugares, como, por ejemplo: en brazos, con mamá, papá, mini-cuna, moisés, cuna, etc. Esta transición al mundo exterior después de permanecer varios meses en un solo lugar hace que el sueño se pueda ver afectado. Puede convertirse en un reto, lograr proporcionar al bebe la mayor comodidad, seguridad y a la vez el afecto que necesita. Los cambios que hacemos para ayudarles a dormir, por más pequeños que sean, para los bebés siempre son un gran paso por la gran adaptación y aprendizaje que deberán realizar para dormir de diferentes maneras. 

Las transiciones se llevan mejor, cuando el lugar de dormir de un bebe o niñ@ se mantiene lo más estable posible durante esos primeros años de vida del bebé, para que luego el pasar a su cama de mayor se haga con mayor facilidad e ilusión para toda la familia.  

 

¿A qué edad es recomendable pasar al bebé de la cuna a su cama de mayor?

No hay una edad establecida para pasarle de la cuna a su cama de mayor, porque esto depende de lo bien que duerme el niño, de si sabe cómo dormirse y del interés que muestra en tener su propia cama. 

Por lo general la edad para la transición de cuna a cama es entre los 1,5 a 3 años, aunque mas bien se recomienda cercano a los 3 años cuando comienzan a entender que la cama no tiene los lados establecidos como una cuna. El desarrollo cognitivo es el que les ayuda a comprender la existencia de estas lineas imaginarias o bordillo de la cama.

 

Algunas de las técnicas y consejos para el cambio cuna-cama

  • Tener rutinas y horarios de dormir previamente establecidos y estructurados para continuar practicando los mismos cuando comience a dormir en su cama.
  • Asegurar su habitación para que esté a prueba de niños (asegurar ventanas; recoger cortinas, cables y/o cordeles sueltos; asegurar muebles a la pared, proteger enchufes).
  • Guardar juguetes o piezas pequeñas, y juguetes que tengan sonidos y/o luces; también es aconsejable sacar sillas, bancos, taburetes o cualquier mueble donde pueda subirse y hacerse daño. 
  • Enseñarle a bajar y subir de la cama, utilizando el sofá de casa, por ejemplo.
  • Hacerle participar en los arreglos, decoración y/o compra su cama de mayor. 
  • Explicarle de manera sencilla las nuevas normas para dormir en cama de mayor, sabiendo lo que se puede esperar del niño de acuerdo con la edad que tiene en ese momento.
  • Reconocerle los pequeños logros al dormir en cama de mayor, como por ejemplo el ser cuidadoso cuando se sube o baja de su cama, cuando duerme su noche o siesta; sin recalcar las veces que se baja, despierta o les llama las primeras noches.  
  • Realizar el cambio al menos 3 meses antes de la llegada de un bebe, en el caso de necesitar su cuna. 

Esta etapa es muy especial para el niño y para toda la familia, sin embargo, no es la solución para mejorar el sueño del niño, evitar que despierte por la noche, o se salga de su habitación. Cambiarle a su cama de mayor podrá hacerse con facilidad y disfrute, cuando todos en casa estén preparados para continuar durmiendo saludablemente. 

Si ya estáis preparados o te falta ayuda para esta transición, podéis contactar conmigo y te asesoraré para conseguirlo.

 

Pin It on Pinterest

Share This