Cómo crear un ambiente favorecedor del sueño

La importancia de tener un buen ambiente para que duerman los niños

Crear un buen ambiente para que duerman los niños es de vital importancia porque es un factor que ayuda a promover un descanso saludable. Para dormir bien es necesario seguir pautas tanto en hábitos, ambiente donde duermen, como en horarios para favorecer el descanso del niño, obteniendo resultados para una adecuada evolución del sueño.

Mantener una disciplina constante por parte de los padres, no siempre es fácil, pero con el apoyo de los principales cuidadores y haciendo que el niño se sienta cómodo en la zona o habitación donde duerme, seguro que conseguirán que el niño duerma en armonía y descanse. Es sumamente importante proteger el descanso de los niños por su gran actividad diaria, aprendizaje, y consumo de energía, de lo contrario podrían encontrarse cansados, hiperactivos o irritables durante el día. 

 

Cómo garantizar un ambiente que induzca al sueño 

Si os estáis preguntando cómo crear un ambiente favorecedor del sueño, aquí os recomendamos algunas técnicas para que el niño duerma tranquilo y feliz:

La temperatura de la habitación tiene que estar fresca, entre 18ºC y 22ºC durante la noche y las siestas. 

Oscuridad para dormir tanto siestas como por la noche. Los expertos aconsejan que los bebés recién nacidos en las primeras 2 a 8 semanas no duerman totalmente a oscuras durante el día, para no alterar su ritmo circadiano, después de este tiempo le favorecerá la oscuridad total cuando duermen siestas. Utiliza persianas o cortinas para bloquear la luz del sol por las mañanas

Luces cálidas en la habitación y zona donde se haga la rutina es otra manera de ir señalándole al cerebro de que se acerca la hora de dormir. Los electrónicos y luces blancas deben apagarse al menos una hora antes porque bloquean la producción de la melatonina, hormona que ayuda a conciliar el sueño.

Condicionar un sonido relajante en algún momento de la rutina para también es una forma de relajarles, por ejemplo, pueden cantarle una nana, utilizar ruidos de naturaleza, o cualquier música que les guste. El ruido blanco también es una forma prevenir que los ruidos externos, como el sonido de una ambulancia, hermanos mayores, entre otros, le despierten. 

Por el día se debe ventilar la habitación para renovar el aire, de esta manera se mantiene libre de olores y fresco. 

La habitación la podéis acondicionar y decorar a vuestro gusto, preferiblemente libre de obstáculos para evitar accidentes; tampoco se debería sobre cargar de adornos para evitar distraerle o estimularle.

 

Con estos consejos se puede garantizar un ambiente acogedor del sueño para el bebé, por lo que tendréis mucho ganado a la hora de crear unos hábitos de sueño saludables para dormir.

Si necesitáis ayuda con el sueño de tu hijo podéis llamarme estaré encantada de orientaros.

Foto: Ecoideasdecoracion

Pin It on Pinterest

Share This