Rechazo a dormir entre 2 y 3 años

¿Tu peque se niega a dormir la siesta o se resiste a acostarse en su camita por las noches? Es perfectamente normal: está comenzando a desarrollar su autonomía e independencia, y esta es una de las maneras que tiene de demostrarlo.

En este post te compartimos una serie de consejos para afrontar la etapa del rechazo a dormir de la mejor forma posible para ti y para los tuyos.

 

Validación emocional

Esta edad se caracteriza por el comienzo de la autonomía y la independencia. Es el momento en el que tu hijo comenzará a decir «yo puedo» o «yo lo hago» cuando intentes vestirlo o darle de comer. ¡Y se enfadará si no le dejas!

Paradójicamente, también en esta edad los niños están más apegados a sus cuidadores principales y tienen picos de ansiedad por separación. A estas edades se frustran rápidamente.

¿Cómo gestionar estas situaciones? Es muy importante hablarles desde la empatía y enviarles mensajes de validación emocional, como por ejemplo:

  • «Entiendo que quieres seguir jugando, pero ahora es momento de dormir. Mañana podrás jugar más».
  • «Entiendo que no quieras salir de la bañera, pero si nos quedamos más tiempo, no podremos leer el cuento que tanto te gusta».
  • “Se que quieres que me quede, me encanta estar contigo, mama/papa también va a dormir, pero, ¿sabes que?, mañana por la mañana podremos estar juntos y nos daremos mas besos” 

 

Rutinas y rituales

En Duerme Sonriendo siempre insistimos en la importancia de crear unos horarios y rutinas  adecuados al descanso de tu hijo y respetarlos de forma consistente. En esta época es especialmente crucial, ya que su día a día es un constante aprendizaje, pero las rutinas le aportan seguridad y confianza en si mismos en sus cuidadores.

En la línea de lo que comentábamos antes, es más fácil convencer al peque de que salga de la bañera si sabe que al día siguiente se bañará otra vez.

Con estas estrategias el niño podrá ver que lo entendemos y empatizamos con él,  contribuyendo a disminuir su frustración; quizás sea inevitable que transmita sus emociones con alguna rabieta, pero se sentirá apoyado y comprendido, sabiendo que lo que esperaba lo podrá tener, hacer o lograr en su mejor momento.   

Aquí os dejamos otros artículos interesantes sobre las ventanas del sueño y el tiempo optimo de sueño para cada etapa de nuestro bebé o niño pequeño.

 

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This