5 Consejos que te ayudarán a proteger el sueño de tu hijo

La importancia del sueño en la salud de nuestros hijos

Elegir lo mejor para nuestros hijos puede ser una de las aventuras al ser padres que muchos tomamos muy en serio, dedicando horas, días y hasta semanas en buscar información sobre la silla del coche, el carrito de paseo, lo zapatos anatómicos, la ropa de algodón orgánica, y alimentos que le aportaran la salud y el mejor desarrollo a nuestros hijos.

Todo esto es importante para proteger la seguridad y el desarrollo saludable de nuestro hijo, pero no olvidemos que el sueño es algo esencial y uno de los pilares de la salud para todo ser humano. El sueño del niño es otro alimento principal para su desarrollo físico, emocional, cognitivo y social. Como dice el pediatra Dr. Marc Weissbluth “dormir le da energía al cerebro”.

Cuidamos y protegemos su dormir de la misma manera que hacemos con su alimentación o con otros aspectos de su desarrollo? Se lo ofrecemos en ese mismo instante que necesita dormir? Sabemos cuando y cuanto tiene que dormir?

Estas preguntas pueden ser una buena guía para saber si estamos ayudando a nuestro hijo a descansar adecuadamente o si por el contrario hay aspectos que podemos mejorar.

Con el descanso y dormir de nuestros hijos debemos estar igualmente pendientes de ofrecerlo y protegerlo como lo hacemos con su alimentación. Es cierto que no es igual de sencillo porque dormir no es algo que los niños suelen saber distinguir como el hambre.

Es por esto que recomiendo los siguiente 5 consejos que te ayudaran a brindar y proteger el descanso de los mas pequeños en casa:

 

1. Conoce las horas de sueño

Conoce las horas de sueño que necesita en el día y por la noche tomando en cuenta su edad. El sueño va cambiando a medida que van creciendo pero recuerda que en los primeros años tu hijo necesitara dormir mucho, incluso hasta llegar a la adolescencia. Muchas veces el sobre agotamiento nos confunde porque hace que el niño se observe muy activo, y lo que pasa realmente es todo lo contrario, el niño necesita dormir mas para lograr relajarse y recuperar energías.

2. Observa las señales de sueño cuando se producen

Las señales de sueño indican ese momento justo para ponerles a dormir. Para esto, recomiendo establecer y mantener unos horarios de siestas, hora de despertar y de ir a dormir durante la semana y fin de semana. El dormir en la horas adecuadas a su edad, proporcionara un descanso verdaderamente restaurador. Aquí aprovecho de dar un ejemplo sobre el cambio de uso horario cuando se viaja a otro país. El cambiar las horas de comer y dormir se desajustan y hasta que no cojamos el ritmo al nuevo horario, nuestro cuerpo no estará del todo bien. Igual le pasa a los bebes/niños que no duermen en esas horas ideales para su edad.

3. Las rutinas antes de dormir facilitan el sueño

Las rutinas antes de dormir facilitan la transición de estar despiertos a dormirse. El crear unos pasos previos antes de tumbarles les da mucha seguridad y van aprendiendo que actividad les tendrán en ese momento. A diferencia de nosotros los adultos que nos guiamos por el sol y el reloj, los mas pequeños necesitan ver y experimentar ciertas actividades que le indiquen que es su hora de dormir.

4. Programa la actividad diaria en función de sus horarios

Siempre que puedas, organiza las salidas fuera de casa, procurando que sean a horas a las que no tenga que dormir, y si tienes actividades fuera de casa, lleva todo lo que necesitéis para que descanse mientras llegan casa. Sé flexible e intenta observar al niño para compensar carencias que pueda estar sintiendo. Si ves que el niño comienza a despertar más por la noche, o las siestas son insuficientes, programa unos días mas tranquilos donde puedas reorganizar sus horarios nuevamente.

5. Cuida el ambiente y lugar donde duerme

El ambiente para dormir debe tener una temperatura estable y fresca, aproximadamente entre 20ºC y 23ºC. La luz durante el día también se debe controlar para los bebe y niños que tienen dificultades para dormir, es por ello que recomiendo oscuridad absoluta para las siestas.

También es importante elegir un lugar seguro, plano, firme, y sin movimiento para el descanso de tu bebé o niño. El movimiento no permite un descanso optimo y restaurador. Puedes utilizar el movimiento para relajarlos, pero luego, deben de dormir el resto de su siesta o noche sin él. Aquí siempre doy el ejemplo de dormir en un tren, coche o avión, crees que podrías descansar igual como cuando duermes en tu cama?

 

El descanso es esencial en la vida de tu hijo, si deseas saber más, contacta conmigo y te ayudaré a conseguirlo

SABER MÁS